N60

N60

banner izquierdo

N60

Filtros activos

  • 118,72 € 139,67 €

    TIBALDI Boligrafo N60 DUOTONE PEARLISH - N60-99_BP

    Nº 60
        Un reconfortante déjà-vu hecho de aparatos ortopédicos, grasa y rockabilly que mantiene prisionero al dandy flashback que llevas dentro. Así es el modelo No. 60.


        La nueva colección experimenta con atrevidas elecciones de colores flash en resina nacarada y apuesta por el efecto final del pen-à-porter. Plumas estilográficas, rollers y bolígrafos… admítelo, ¡siempre han formado parte de tu armario!

        Lo que sí se echa de menos es la fiebre del swing de todo el aristo-parterre: ¡el número 60!


  • 133,47 € 157,02 €

    TIBALDI Roller N60 DUOTONE PEARLISH - N60-99_RB

    Nº 60
        Un reconfortante déjà-vu hecho de aparatos ortopédicos, grasa y rockabilly que mantiene prisionero al dandy flashback que llevas dentro. Así es el modelo No. 60.


        La nueva colección experimenta con atrevidas elecciones de colores flash en resina nacarada y apuesta por el efecto final del pen-à-porter. Plumas estilográficas, rollers y bolígrafos… admítelo, ¡siempre han formado parte de tu armario!

        Lo que sí se echa de menos es la fiebre del swing de todo el aristo-parterre: ¡el número 60!


  • 154,55 € 181,82 €

    TIBALDI Pluma Estilográfica N60 DUOTONE...

    Nº 60
        Un reconfortante déjà-vu hecho de aparatos ortopédicos, grasa y rockabilly que mantiene prisionero al dandy flashback que llevas dentro. Así es el modelo No. 60.

        Una pluma de modelo institucional, agradable rigidez estilística y carisma ganador con referencias legendarias que se actualizan, el alfiler de corbata y los anillos de la clase canónica. Diseño menos propenso a novedades radicales pero malditamente sartorial.

        La nueva colección experimenta con atrevidas elecciones de colores flash en resina nacarada y apuesta por el efecto final del pen-à-porter. Plumas estilográficas, rollers y bolígrafos… admítelo, ¡siempre han formado parte de tu armario!

        Lo que sí se echa de menos es la fiebre del swing de todo el aristo-parterre: ¡el número 60!